miércoles, 11 de octubre de 2017

Crónica de un venezolano que "despertó" en Corea del Norte

Formado en las filas del partido comunista, este físico venezolano conoció el comunismo por dentro en Corea del Norte, en Cuba y en la mismísima Unión Soviética. Logró salir de los tentáculos de la ideología roja cuando empezó a reflexionar sobre el efecto que ejerce un sistema de esta naturaleza en la sociedad, en el hombre. Una historia fascinante contada por un personaje perspicaz que a continuación comparto con ustedes.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Impresionado y curioso Jesús me dijo que su amigo le había narrado sus experiencias en Corea del Norte. "La gente no demuestra las emociones para evitar ser castigada. ¿Será que nosotros los venezolanos podemos llegar a ese estado de letargo?", se preguntó horrorizado. Conversando sobre el tema, le pedí que quería conocer al enigmático venezolano que había despertado su consciencia crítica durante su visita a la capital norcoreana y que hoy en día era uno de los pocos que ven en Venezuela un futuro optimista y lleno de cambios. Jesús me arregló una conversación —vía Skype— con Heli Arrieta, un físico que habla como politólogo, y quien aprendió a deshilachar la esencia del comunismo hasta presentarlo ante los conversos como la base de una sociedad no deseada.
Arrieta tiene 57 años. Su discurso es elocuente. Con hablar pausado, vocabulario rico y reflexiones que denotan experiencia y conocimiento, nos explicó cómo es posible deshacerse de la manipulación y el control de la ideología roja. Vive en Maracaibo y dice que forma parte del grupo que decidió quedarse en el país. "Soy un enamorado de estas tierras y de su gente y me niego a formar parte de la diáspora", me aclaró una vez que nos conectamos. Empezamos conversando sobre sus años de militancia en el partido comunista de Venezuela y sus andanzas por los países que han sido el icono del modelo socialista fracasado, como la extinta Unión Soviética, Cuba y Corea del Norte.

Un estado omnipresente

La arquitectura de Corea del Norte es imponente. Hace que el ser humano se convierta en solo un agregado. La gente es una semejanza a la idea que el líder supremo Kim Jong Un tiene sobre sus súbditos. Arrieta fue miembro de la juventud comunista. En esos años de militancia se fueron forjando relaciones y compromisos que lo llevaron a participar en uno de los festivales realizados en Pyongyang.
"Sí, obviamente como joven me sentía emocionado cuando formé parte de una delegación que salió de Caracas a Pyongyang. La razón de esas actividades era incrementar nuestra experiencia y conocimientos sobre el comunismo. Participan en esos encuentros gente vinculada la izquierda de varios países del mundo", recuerda con cierto desdén.

Arrieta explica que durante los festivales, los jóvenes asistentes realizaban actividades culturales, deportivas, recreativas y discusiones enmarcadas dentro de la ideología comunista. Eran muchos los venezolanos que se animaban a participar en esas citas internacionales. De hecho, para el XIII festival de la juventud comunista mundial la delegación de Venezuela estaba conformada por unas 50 personas, acota.

Lavado de cerebro

Todas esas actividades eran promotoras, difusoras, de un discurso ideológico. Por aquellos años, Arrieta estudiaba ciencias físicas en la Universidad del Zulia. Aquel encuentro —al que asistieron personas de todas partes del mundo— fue muy interesante desde el punto de vista humano, aseguró.
Era una oportunidad para interrelacionarse con diferentes culturas, “y desde el punto de vista personal fue enriquecedor y me dejó una gran cantidad de reflexiones, sobre todo en ese país con las características que mucha gente conoce y con otras que el mundo desconoce hasta hoy”.

— El hecho de caminar por las calles de Corea del Norte, ver y  apreciar con tus propios ojos lo que mucha gente dice que es —definitivamente— me permitió conectarme con mi yo analítico. Pude reflexionar y entender perfectamente los resultados que produce el sistema.

En la sociedad norcoreana —afirma— nada se hace fuera de la ideología, es un mundo estático, inamovible y la crueldad del sistema se ve en los ojos de la muchedumbre temerosa y celosa hasta de su propia sombra.
La arquitectura de la capital de Corea del Norte es impresionante. Pyongyang muestra a su paso un diseño único con una atmósfera que suele ser difícil de calificar en las primeras impresiones. En el paisaje pareciera que se escapan sonidos típicos de la ciudad, los pequeños detalles y, en especial, la población que es extremadamente diferente, con características propias que no las consigues en otros lugares.
Narra que cuando se camina por las calles de la capital norcoreana se escucha una especie de música mística, triste que causa pesadumbre. “No importa en qué rincón te encuentres, el sonido misterioso te sigue y pareciera que te sumerge en otra dimensión que no es fácil explicar con palabras”.

Una mole de concreto

En Pyongyang no hay combinación de elementos antiguos con modernos o postmodernos, sino que la ciudad la adornan enormes estructuras de concreto que responde a figuras extrañas y estrambóticas. Los colores pastel son los más usados, lo que hacen que a la vista del visitante se conviertan en una especie de factor de cansancio a los ojos. El exceso de concreto se revela ante la costumbre de mirar en otras ciudades construcciones en otros materiales. La vista del Hotel Ryugyong impone un sentido futurístico al paisaje que amenaza con quedarse plasmado en otro siglo.
En Pyongyang nada rompe el molde, porque la arquitectura de la ciudad tiene una sola tendencia y no es posible conseguir en todo el espacio ninguna alternativa que haga sombra a la dominación predeterminada de una arquitectura colosal, hecha a imagen y semejanza del Estado todopoderoso encarnado en el líder supremo.

Lo que más impresiona de Pyongyang es la gente con una opacidad curiosa y denigrante al ser. En Corea del Norte casi no hay gente en las calles, ni tráfico ni actividades callejeras, no hay espacios libres ni sonrisas en la gente, pareciera una ciudad donde el dinamismo está negado.
En Corea del Norte la hambruna mató a miles de ciudadanos

La historia de Corea del Norte surge a raíz de la ocupación japonesa de Corea, que concluyó en 1945 con el fin de la Segunda Guerra Mundial. Para aquel entonces, Corea fue dividida en dos partes: la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) controló la parte Norte, y el ejército de los Estados Unidos la parte Sur. En 1948, se establecieron dos gobiernos independientes en el Norte y en el Sur, cada uno reclamando su soberanía sobre la totalidad de Corea.
En 1950 el ejército de Corea del Norte cruzó la frontera (un punto conocido como el paralelo 38) y atacó al Sur. La guerra duró hasta el 27 de julio de 1953, cuando Organización de las Naciones Unidas (ONU), la República Popular China y Corea del Norte firmaron el armisticio de la Guerra de Corea.
Corea del Norte fue dirigida desde 1948 por Kim Il-sung hasta su muerte el 8 de julio de 1994. Después, el 8 de octubre de 1997, su hijo Kim Jong-il fue nombrado Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y en 1998 asumió el poder. A finales de la década de los años 1990, se agudizó la crisis económica del país y se produjo un colapso en el sistema de producción y distribución de alimentos. Numerosos norcoreanos penetraron ilegalmente en China en busca de alimentos.
En la actualidad, Corea del Norte es uno de los países más aislados del mundo, con severas restricciones para la entrada o salida del país. El Estado controla todos los sectores, incluyendo la prensa. La ideología oficial es Juche. El actual dictador, Kim Jong Un, impulsó un programa nuclear que ha generado controversias en varios países, en especial los Estados Unidos y la Unión Europea.
El régimen norcoreano es considerado uno de lo más crueles y cerrados en la actualidad.

Una sociedad cerrada y sin emociones

Arrieta fue testigo de los acontecimientos que vivió la Unión Soviética con la llegada de Mikhail Gorbachev al poder y los movimientos reformistas de la Perestroika y las políticas de apertura conocidas como Glasnost, lo que derivó la caída de la URSS a los pocos años.
Arrieta recordó que las actividades de la Juventud Comunista mundial perdieron el financiamiento luego de la desaparición de la URSS. Cuando llegó al poder Hugo Chávez se reanudaron los encuentros en Caracas pero nunca alcanzó la majestuosidad de aquellos ocurridos en la era soviética, acota.

Arrieta comenta que Corea del Norte —definitivamente— es un país diferente donde se puede apreciar a simple vista la agonía de una sociedad que está a punto de sucumbir en un eterno letargo. La gente no vive sino que “funciona” como una mínima pieza de un enorme monstruo que niega a sus componentes el derecho hasta de respirar y conectarse con sus sentidos y con sus pensamientos.
— Cuando llegué a Corea del Norte encontré un mundo diferente, un país que te impacta, regido por un orden matemático en la manera de cómo manejarse y cómo comportarse. Se podría decir que allí se maneja hasta qué es lo que deben pensar los ciudadanos.

En Corea del Norte el individuo es totalmente anónimo, pensar es casi prohibido, nadie puede hacerlo con libertad, dice Arrieta. "Allá el mundo está regido por la propaganda y cualquier cosa que se salga de allí, fuera de la línea del Estado, es eliminado de inmediato. Los individuos son anónimos, no hay disidencia, ni pensamiento crítico, ni nada de eso. Allá existe la dirección del partido Democrático de la República de Corea del Norte y el hombre va y viene sometido a lo que el partido y el gran líder quieren mostrar".
En los tiempos que hay encuentros internacionales de deportes o culturales en cada evento aparece un montón de gente que aplaude entusiasta, pero no es porque ellos quieran estar allí sino que son llevados y la coreografía indica que deben aplaudir así de manera entusiasta, como si estuvieran alegres de estar allí, explica este ex-comunista.

— En cualquier lugar de Pyongyang que tú te pares y mires a un ángulo de 60 o 70 grados vas a ver una pancarta, una fotografía o una estatua del gran líder Kim Jong-un. No hay un lugar en tu vida que no esté marcado por la pauta del partido, por el discurso del estado, incluso la arquitectura misma es una arquitectura donde el individuo como tal desaparece. La ciudad es monumental, fastuosa, cualquier edificio en el que te pares al frente es enorme, donde tú como individuo quedas reducido ante la omnipresencia del Estado.
En sus días en Corea del Norte fue siempre atendido por miembros del partido, que servían de guía permanente o de traductores. Recuerda que una noche, estaba junto a un amigo buscando un lugar donde habían quedado de reunirse y observó algo que lo despertó. "Nos perdimos y no conseguíamos el sitio. La arquitectura, el diseño de la ciudad, su urbanismo responde a criterios de control. Esa ciudad no crece como ocurre con cualquier otra ciudad del mundo. No. Cuando andas por el mundo libre—aunque no me gusta usar ese término— puedes observar cómo las ciudades van creciendo con el tiempo, se mueven, son dinámicas. En Pyongyang no ocurre lo mismo, allá todo lo que está hecho, hecho está y todo está controlado, inclusive hasta cómo se hacen las casas. En aquella noche, por estar perdidos caímos en una especie de gran complejo de edificios y observamos que la actitud del individuo era de celo y de temor enorme. Nos veían con unos ojos que mi amigo y yo no fuimos capaces de caminar más de 5 metros, horrorizados, comenzamos a retroceder. No puedo decirte qué impresión le causamos nosotros a ellos, pero lo que sí puedo asegurar es nuestra impresión de que ellos estaban viendo unos individuos que les causaban celos, temor a tal punto que nosotros los percibimos como agresivos.

Arrieta señala que cualquier cosa que los ciudadanos de Corea del Norte vean que no esté dentro de la pauta del partido, lo ven con temor. Allá el control es absoluto, es el modelo más perfecto de dictadura, a tal extremo que si el estado descubre en algún momento de tu vida que tu bisabuelo hizo una crítica o no fue consecuente con la línea del partido, tú vas preso hoy, aunque seas el bisnieto.

El ciudadano paga por el pecado político que sus ancestros hayan podido cometer, por lo que se impone un cuidado extremo y un temor permanente. Hay un límite que impone la formalidad diplomática del trato, pero de allí para allá la duda es enorme. Para ellos pasar fuera de la periferia marcada por el Estado, significa llegar a un mundo desconocido, lleno de miedos de temores y un desconcierto por no saber de dónde vienes, lo cual es natural en una sociedad que vive bajo esa opresión.

En Corea del Norte la percepción de la realidad queda sustituida por la imposición de la descripción que hace el Estado de lo que tú debes ver, pensar y actuar.
— La gente vive en procesos diferentes al nuestro. Tú lo observas cuando conversas con ellos. Es un mundo construido literalmente a un cartabón con el cual cualquier cineasta quedaría asombrado, y donde la expresión de la espontaneidad, de la organización, de lo que podríamos llamar aquellos procesos que surgen naturalmente en una sociedad, allí no se dan. Es decir, si nos atenemos al hecho de que el hombre actúa por una emoción que lo mueve a expresarse, en Corea del Norte las emociones literalmente están prohibidas.

Y es que, como cuenta, en Corea del Norte las emociones que no estén destinadas a rendir culto al gran líder, quedan por fuera, son prohibidas y por tanto están penalizadas. De allí que haya tantas historias de gente —inclusive generales del ejército— que han sido encontrados bebiendo el día que murió Kim Jong-il y lo asesinaron con un bombardeo en su propia casa, o uno de tantos que fue acribillado por haberse quedado dormido en durante un discurso del líder.

Arrieta explica que cuando murió Kim Jong-il se tenía que llorar obligado. Era muy fácil apreciar por las cámaras de televisión a la muchedumbre llorando casi igual y al unísono. Aquellos que no lo hicieron, no comían y muchos fueron asesinados. Los ciudadanos que fueron capaces de llorar más fuerte y que fueron avistados por los funcionarios del régimen, quedaban mejor parados frente a la estructura del Estado.

Relaciones interpersonales peligrosas

Corea del Norte es una sociedad con relaciones interpersonales muy peligrosas. Las relaciones están limitadas al celo, porque en cualquier relación interpersonal, una conversación puede dar pie a que surja cualquier tipo de opinión, y esa opinión podría ser una razón para condenar al que la emite. Por ello la gente es extremadamente parca, cauta incluso cuando hablan con el vecino, y hasta con el esposo, esposa o familia, incluyendo a los hijos, la gente oculta sus emociones.
Las historias de la Alemania Nazi pueden mostrar la realidad de los individuos que viven sometidos a un régimen de este tipo, recuerda.

Según Arrieta, la sociedad de Corea del Norte es distópica. El control del individuo, el control de las relaciones sociales, hace que sea esta una sociedad no deseable. “Cuando se aprecia la perfección de un sistema cruel como éste, te pones a reflexionar y obviamente despiertas, porque tú no quieres vivir en una sociedad como esa”.

— Cuando regresé de Corea del Norte a Venezuela entendí que me había traído una cantidad de impresiones, de materiales que solo podían digerirse con el tiempo y te lleva a una madurez. Es entonces cuando te ves viviendo en una Venezuela que empieza a transitar un camino del que tu vienes, y llegado un cierto tiempo te das cuenta que no puedes resistir y es cuando rompes, te dices, esto no va para ningún lado, aquí hay demasiado cuento falso, demasiada alienación, mucha manipulación y el peso de una ideología, que si no te liberas de esa ideología te puede producir una inmensa castración interior.
“Afortunadamente yo no llegué hasta allá. Logré revertirme. No hubo ningún compromiso que me limitara en mis pretensiones personales, nunca asumí ningún cargo en el gobierno, nunca comprometí cosas más allá de mi persona, yo asumí mi militancia e hice posturas claras en contra de la derecha y del bipartidismo adeco-copeyano. Expuse mis ideas hasta terminar detenido por unos días”.

Llega un momento en el que no puedes mantener tu discurso, admite Arrieta.

— La siembra de la ideología, en mi caso, tuvo un efecto contrario al que ellos esperaban. Cuando te sales de los parámetros de los viajes, y de que te tratan bien, que la gente es educada y que hay orden, pero cuando vas un poco más allá y entiende los resultados de la ideología en una sociedad es cuando entiendes que la cosa no conduce a nada bueno.

— ¿Cómo despertaste de ese letargo?

— Por muy “ideologizado” que estés, hay muchas cuestiones que saltan a la vista y que te quedan adentro, y te hacen cuestionarte y hacerte preguntas, empiezas a indagar hasta que se logra correr la cortinilla... entonces surge la verdad, una nueva mirada reflexiva, cuestionadora que te da pie, incluso, a reflexionar en retrospectiva. En mi caso personal eso fue un inicio que derivó con el tiempo en un alejamiento ideológico importante con la juventud del partido comunista.

Una única versión de los hechos

Arrieta comentó que estuvo en Cuba cuando se produjo captura del general Ochoa. "Me encontraba en un hotel, prendí el radio y escucho que el gobierno había capturado a Ochoa, y escuché toda la parafernalia que surge en ese momento y el impacto en la sociedad cubana, porque era un general muy respetado y muy querido por el pueblo cubano, con una profunda ascensión social en la sociedad cubana".
Refiere cómo le llamó la atención el hecho de que el parte que se dijo por televisión a las 8 de la mañana, era el mismo que se decía a las 12 y así, durante todo el día, como si no hubiese otro periodista que dijera algo diferente. “Obviamente para un venezolano que estaba acostumbrado a escuchar una diversidad de noticias, de diferentes ángulos y muchas miradas, allá en Cuba te conseguías con una única versión de los hechos, un discurso único y un pensamiento único. Eso significó un enorme material de reflexión y allí está la génesis de un problema profundo que ha pasado en Latinoamérica y que está tocando a Venezuela”.
Luego de la URSS, el devenir de una sociedad

La misma experiencia la tuvo en la entonces Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS). "Cuando pasé por allá tuve la misma impresión de familias, de venezolanos que vivían allí antes que llegara Gorbachov al poder, y manifestaban sus preocupaciones y preguntas de cómo iba a devenir esa sociedad".

— Me llamó mucho la atención una calle que hay en Moscú, capital de la extinta Unión Soviética, llamada “Arbat”, donde cada metro me conseguía a una persona montada en una caja dando un discurso, diciendo cómo debería ser el país. Había una gama de opiniones, unos hablaban mal de Stalin, otros hablaban bien. Era toda una explosión de una necesidad colectiva de hablar, era febril, y respondía a los años de dura crítica, de represión, de negación a la libertad de expresión.
En Venezuela reina la insensatez

— Nunca me imaginé que en Venezuela se podía copiar el modelo y la insensatez, si bien es cierto que se puede conservar el ideal justo, equilibrado y armónico, que reduzca ciertos problemas de injusticia, de pobreza... pero definitivamente lo que ocurrió en Venezuela todavía no se ha procesado del todo, creo que aun la dirigencia política opositora no se ha pronunciado del todo, nunca pensé que la insensatez pudiese llegar a tales extremos de permitir llegar a lo que estamos viviendo hoy. No lo pensé.
“Lo que ocurre ahora es una situación inédita que va mucho más allá de, inclusive, afirmar que en Venezuela impera un discurso socialista, revolucionario que encamine a un futuro mejor. No. Lo que ocurre en Venezuela rebasó y está fuera de eso. Aparte que hace muchos años me había dado cuenta que es inútil dividir taxativamente el mundo político entre izquierdas y derechas, ese discurso es ya infuncional. Con el tiempo he estudiado un poco de política y entendí con el estudio de ciertos autores que ese discurso es una representación con intereses”.
Arrieta es físico y a pesar de tener un discurso labrado en libros de política, explica que cuando se estudia física la mente está educada a reflexionar para poderse plantear preguntas e indagar en aquello que se tiene al frente y que podemos llamar realidad. Ese mundo ideal, romántico, no resiste mucho. “El comunismo, este tipo de sistema que pervierte la sociedad, no resiste mucho una indagación completa y concreta, sobre todo si te ocupas de estudiar un poco la economía en serio, y empiezas a entenderla... y es cuando ese mundo romántico se va desmoronando lentamente. Si no hay una economía real, que funcione que satisfaga las necesidades colectivas, simplemente esa sociedad no existe. Lo que se crea, es un parapeto sostenido con la represión, con la propaganda, con el discurso a costa de la vida de la gente”.

La moral revolucionaria no existe

— Cuando me puse a evaluar el asunto de la economía descubre que no hay una economía socialista como tal, sino un gran capitalismo de Estado, es decir, una versión capitalista más perversa de la que se está denunciando. Ese mundo ético que puede sostener tu romanticismo se cae al ver la realidad que es altamente perversa y carente de ética. La moral revolucionaria es la antípoda de una ética humana.

— ¿Qué le dirías a los chavistas que se rasgan las vestiduras por un régimen que se sólo les ha causado hambre y miseria?

— A mí no me gusta usar el término chavista. Prefiero que Chávez descanse en paz y que  pase a la historia con mucho reposo y dejar que sea la historia la que lo ubique apropiadamente. Pero ese individuo simpatizante con el proceso, que vive rumiando todo el discurso, afortunadamente cada día es una minoría.  A ese grupo no hay cosa que puedas decirle que lo cambie, porque la emocionalidad donde están sumergidos, las emociones que los mueven y que se alimenta con toda esta confusión y con una enorme dosis de resentimiento (esto lo digo con mucho dolor), de ingenuidad, de manipulación del Estado, hace que no puedan escuchar porque los espacios reflexivos lamentablemente en algunos de ellos están casi castrados.

“La ideología, tal como se vende y se manipula, castra la mente. Esa es una de las cosas que yo he percibido fuertemente cercanamente, tanto en Corea del Norte, como en Cuba o URSS. La manipulación ideológica te cercena la capacidad de reflexión y llega un momento que el punto es tal que hay un daño antropológico, un daño en el hombre, en el ser humano.

— ¿Tú crees que Venezuela pueda llegar a ser como la sociedad norcoreana?

— Hasta dónde se puede llevar una sociedad no tenemos imaginación. El hombre puede ser llevado a niveles viles, abyectos a formas de vivir. Es lamentable el hecho de reproducir una copia de Corea del Norte. Podemos llegar a tener una sociedad en Venezuela altamente no deseable. No es que la sociedad de Venezuela pueda llegar a ser igual a la norcoreana o a la soviética en su tiempo, pero sí una sociedad igual en lo no deseable.

— Dame tu opinión sobre Hugo Chávez

— Hugo Chávez llegó al poder porque hubo una gran cantidad de personas responsables de llevarlo al poder y dentro de esos responsables estoy yo, porque voté por él. Tú estás frente a uno de los responsables de haber llevado a ese hombre al poder y lo digo con toda convicción: Lo hice por una gran confusión, lo hice porque estaba confundido, no porque me sentía identificado con él. Asumo mi responsabilidad. Yo era militante de un partido y la decisión del partido fue apoyarlo y, obviamente, Chávez logra entrar no por una vía intelectual en el "ser" del pueblo. Él llega por una vía únicamente emocional y obviamente cuando se va a ese nivel la cosa se hace complicada.

“Mi percepción de Chávez es que fue un hombre que quizás tuvo muchas ganas de hacer algunas cosas, pero con profundas debilidades intelectuales. Un hombre que poseía una inteligencia social y comunicativa, una capacidad de interactuar con las masas, sin lugar a dudas, proverbial, pero por otro lado, con profundas carencias que lo llevaron a tomar un camino que se lo devoró. Sin darse cuenta Chávez queda sumergido del también hoy difunto Fidel que, por supuesto, no iba a traer nada bueno. Chávez mete a Venezuela en un conflicto que no era nuestro, no había necesidad de tomar este camino, sus asesores eran más astutos que él y vieron que era un individuo que permitía establecer un estado de corrupción en Venezuela. La gente que lo rodeó y se dio cuenta del desvarío discursivo de Chávez lo fueron dejando y eso hizo que Chávez se fuera encerrando en un círculo de asesores y de gente de confianza sumamente nefasto, que es esa secta que hoy tiene secuestrado al país. Un grupúsculo mitómano, que ha dado golpes de Estado, que usufructúa la imagen de Chávez que se intentó mitificar, pero no se logró”.

A su parecer, Chávez pecó por su ingenuidad o falta de formación, así como por sus deseos incontrolables, puesto que era un hombre que se vio de un día para otro con una caja chica enorme producto de la renta petrolera, que podía pasearse por el mundo y gastar millones de millones de dólares en unos 10 años “y ahora no hay ni siquiera papel para ir al baño”.

A juicio de Arrieta, Chávez fue un hombre que se traicionó a sí mismo, vivió y murió víctima de esa traición a sí mismo y a los que lo rodeaban. Por supuesto, el final de Chávez también será insumo para la historia, reflexiona al tiempo que comenta que la vida de Chávez fue una implosión de emociones en un momento dado. “El 4 de febrero de 1992 cautivó muchos intereses, porque no queríamos el paquete hambreador de CAP. La mayoría decidió sacarle el cuerpo al paquete de reformas económicas, no fuimos reflexivos allí, cometimos un gran error, el 4 de febrero fue una estupidez a mi modo de ver, un error histórico garrafal que llevó a la sociedad a cambiar un paquete de medidas económicas neoliberales por éste otro paquete que ni siquiera se puede llamar hambreador, porque va mucho más allá de eso”.

Estima que, afortunadamente, fracasó el plan de construir una religiosidad, una mistificación de la figura del caudillo, la intención de crear un apóstol nuevo en América Latina con Hugo Chávez. “Lo que ellos esperaban que ocurriera no ocurrió, por supuesto, el mito no se pudo construir. No se logró deificar, santificar, construir el apostolado que se quería construir sobre Chávez y, hoy en día, tienes un 75 por ciento de la población que quiere pasar urgentemente la página de ese momento histórico”.

Lamentablemente para esa mayoría, las armas y el dinero todavía están en manos de la secta mitómana que está gobernando al país, advierte.

— ¿Qué hay de común entre Corea del Norte, URSS, Cuba y Venezuela?

— Lo común, sin duda alguna, es la parálisis de la sociedad y de la economía. Conseguir cualquier cosa es una odisea. Pero también hay ciertas diferencias. Cuando estuve en la URSS llegó la perestroika y glásnost y la gente lo asumió febrilmente y buena parte de la sociedad dijo: necesitamos opinar y esta es la oportunidad de hacerlo para tener una sociedad diferente y eso nunca se murió en la URSS, especialmente los países que estaban asociados a la Unión en Asia central, marcados históricamente por el islam, como Georgia, Azerbaiyán y otros, que empezaron tener posturas muy fuertes frente a ese proceso y contra el estado soviético. Los años de represión son inolvidables. Lo mismo ocurrió en los países Bálticos, por eso se produjo la ruptura, primeramente con la unión de estados independientes que no duró mucho tiempo, porque la presencia rusa era una presencia imperial en la URSS y eso generó muchos conflictos.

En el caso de Venezuela —apunta Helí Arrieta— si bien es cierto que tiene un control aparente muy bien montado, la sociedad está activa aún y mientras haya la posibilidad de la consulta electoral real, siempre van a estar en jaque. “No es cierto que ellos son ocho millones, ese fraude de la constituyente no pasó ni de tres millones de votos, eso lo saben ellos y obviamente lo sabemos nosotros. Allá en Corea del Norte nunca van a hacer una consulta popular y aunque la hagan es tal el proceso de alienación, que el individuo como tal está tan disminuido que ellos votarían por lo que diga el partido, salvo excepciones”.

En Cuba el proceso es diferente. En el substrato de la sociedad cubana hay un profundo deseo de superar esa condición y eso se va a ver en los jóvenes. “El sector más críticos a la dictadura cubana es la juventud, porque les están vendiendo un país que no existe, pasan 5, 10 y 20 años y todo sigue igualito”.

La gente que nació y fue educada en revolución es la más crítica al proceso, un hecho que lleva a Arrieta a estimar que cualquier mínima apertura que se produzca o ya exista en Cuba, va a permitir dar un giro significativo a esa sociedad. “No creo que eso vaya a ocurrir en Corea del Norte, donde el control del estado es completamente absoluto”.

Entonces se refiere al caso de Venezuela, donde en el pequeño porcentaje que sigue apoyando el proceso, existe una gran dosis de resentimiento en razón de haberse sentido excluida de los beneficios que brindaba la renta petrolera y del país que se desarrolló antes de 1989. “En esa minoría la capacidad de reflexionar sobre el fracaso del modelo socialista es muy difícil, porque no hay nada más delicado que combinar el resentimiento con el saber que fracasaste”.

— Hay gente que por muchos años ambicionó el poder criticando a los gobernantes, con o sin razón, diciendo lo que se debía hacer y lo que no, y cuando llegas al poder repites los mismos errores pero dimensionados. Buena parte de la cúpula del PSUV es de esa gente y aunque repartan la bolsita de comida, mantienen un círculo de compra y, por supuesto, manipulan y maniobran con mucha habilidad la esperanza y la necesidad del pueblo.

Cree que gran parte de esa manipulación se ve reducida por las características de la crisis que vive Venezuela y por la falta de petrodólares. La crisis es tal, subraya, que se les hace difícil manipular. “En sociedades como las nuestras siempre va a existir la tendencia de poner en manos de otros la guía de nuestro destino”.

Arrieta considera como un hecho lamentable el que en Venezuela siempre se haya buscado un Mesías que ponga al país en el camino correcto, la cual debe girar en torno a la tesis de que es necesario que le devuelva, lo que estiman que les quitaron. “Es creer que somos ricos y que otros se robaron mi plata y por eso soy pobre. Todo ese cóctel dentro de la aparentemente lógica del discurso socialista, socialista entre comillas, porque el discurso de corte marxista que nos inunda por la vía cubana, tiene una lógica aparente, porque tiene unas contradicciones internas tan grandes que no soporta un mínimo análisis. Siempre vas a tener seguidores ciegos, capaces de no despertar, la historia nos muestra casos de suicidios colectivos por creer en un mesías, lo que nos lleva afirmar que ninguna sociedad está exenta de ello. Siempre vamos a conseguir individuos que repiten lo que salió de la boca de Chávez o del presidente actual, igual que en Rusia y otros países de la ex URSS, donde te consigues personas que quieren repetir el pasado soviético, con todo lo que eso significó, pues hay gente que todavía ama a Stalin y en China hay gente que ama a Mao”. 

— En Corea del Norte, el abuelo del actual líder, Kim Il-sung, es considerado una deidad, a tal punto que muchos norcoreanos creen que es inmortal, que ese líder nunca murió y estarían dispuestos a dar la vida por cualquier llamado que haga ese líder supremo. Por eso te decía que se hacen daños antropológicos en la psiquis del individuo, en su yo interno, y llega un momento que su capacidad de percepción queda castrada y no es capaz de ver lo real, sino no impuesto. Ejemplos de ello los hay muchos en la historia, cómo crees que el pueblo alemán abrazó con tal fervor el nazismo, llegando a cometer los horrores que se cometieron en la Alemania nazi por un discurso, por seguir a un líder... En Venezuela casi llegamos a eso, pero ocurrieron dos cosas que no estaban en sus planes: la muerte de Chávez y la baja de los precios petroleros.

“La caída del maquillaje del mamotreto llamado Socialismo del siglo XXI ocurrió cuando no había plata para seguirlo pagando. Si no se genera una economía productiva es imposible sostener el sistema. El socialismo nunca pudo tener un modelo de economía alternativa al capitalismo”.

Un venezolano diferente está naciendo

Helí Arrieta se define como un venezolano común y corriente, enamorado de su tierra y de su gente, “soy docente, ciudadano de a pie, he cuestionado mi cultura y me ha interesado conocer la cultura criolla, la latinoamericana, que tiene tantas singularidades y, en esa búsqueda, he logrado conseguir unas respuestas que de alguna forma han aflorado en esta conversación que hemos tenido”.

— Soy amante de la lectura, del cine y abierto a las opiniones, aunque no me gusten. Cuando no me gustan las opiniones les pongo más atención, porque creo que hay algo allí que debo saber, eso ocurrió con mi formación política, cuando supe que había algo que no me gustaba, en lo que me criticaban, me di cuenta de que había una brecha para comprender lo que ocurría y empecé hacer el desmontaje de la confusión.

“Soy un ciudadano preocupado por lo que está pasando. No he querido embarcarme en lo que he denominado la fashion de la diáspora, que incluye a gente que no quiere estar aquí, huir porque no quiere asumir la responsabilidad de lo que fueron mis acciones. Mucha gente de la que sale voto por el gobierno, fue parte de ese gobierno y lo defendían a capa y espada. Los que nos quedamos, los que insistimos en quedarnos, vemos el futuro prudentemente optimista, porque los hechos confirman que este es un proceso insostenible.

Admite el temor que lo embarga es que para sostener el sistema, el pueblo cada día sea reducido en sus expresiones y en su hacer como sociedad generando una situación en la que, en la medida que el pueblo puje por democracia, el régimen presionará aún más para reducir la democracia. “Estoy convencido de que el hambre por la libertad y la democracia de la gente va a lograr que esto se desmorone y eso puede llevar muchos años o pocos años”.

— Sería irresponsable ponerle una fecha a la caída, lo que sí es un hecho, es que cada día la calidad de vida, los servicios públicos se reducen cada vez más, la sociedad se empobrece y surgen dos clases, una que tiene acceso al dinero, producto de un estado que se ha conformado, y la mayor parte de la sociedad, que vive en la periferia, fuera de esa dinámica de la gente poderosa que genera más y mayor pobreza. Aun con este panorama soy optimista y sirvan mis palabras porque el caso de Venezuela requiere de una profunda mirada internacional, se requiere una fuerte presión de la comunidad internacional, porque sin ella es difícil.
Manifiesta que el venezolano dentro de una convicción de paz ha agotado todos los procesos y por eso el gobierno da un golpe de estado, secuestra la constitución, la manipula, “porque sabe que dentro del marco constitucional y democrático no tiene vida. Por eso pedimos al mundo una fuerte acción dentro de los marcos legales, pero que tomen a Venezuela y no la olviden, porque aquí lo que está ocurriendo es de una gravedad histórica, yo diría que es inédita. Ante este hecho no puede haber ojos ciegos ni oídos sordos”.

— Hay un nacer de un venezolano diferente que desea construir una sociedad diferente de la que existe desde 1989 hasta ahora.

Expresa su profunda convicción de cambio en los venezolanos y refiere que en el país no hay un sistema político tradicional que entre dentro de los cánones de la ortodoxia, sino de un modelo que requiere nuevas actitudes críticas y nuevos elementos porque, de lo contrario, se fracasa. “Lo que se cocina aquí en Venezuela en el poder es inimaginable. No hay que tener temor de decirlo y de ponerlo como un elemento de primer orden en la ecuación o en la fórmula que describe lo que está ocurriendo en el país”.
Nos despedimos con la promesa de juntarnos cuando se produzca un cambio para tomar cervezas bajo el calor zuliano. “En Venezuela el régimen no vislumbra ninguna posibilidad de salida, muy distante a nosotros los ciudadanos”.

— ¿Volverías a Corea del Norte?

— Sí me quedarían ganas sería por pura curiosidad. Lo he pensado, pero por supuesto dudo que ahora pueda regresar... En el fondo, no creo, porque no tendría mucho que ver o que buscar allá.

37 comentarios:

  1. Excelente entrevista! Tanto la calidad analítica del entrevistado como la elocuencia del entrevistador son realmente buenas. Quisiera que más personas tuviesen la oportunidad de leerla. Es necesario que la gente despierte antes de que sea demasiado tarde. La voy a compartir. Gracias, Maibort.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...tambièn harè yo lo propio...compartirla...

      Eliminar
    2. Un enorme problema que existió en la caída de la urss fue la inflación, ese mostruó que día a dia carcomio la calidad de vida de los rusos hasta que explotó...
      Venezuela tiene una inflación que está aumentando a niveles insostenibles y con una velocidad alarmante...
      Ese será el detonante de un cambio (no de régimen ni que cuentos porque ellos se montaron con votos del pueblo) sino de modelo económico que es lo que al fin y al cabo importa....
      El. Bienestar del pueblo
      Yo le pongo fecha año nuevo.. Donde el sentir del pueblo y las emociones están más susceptibles a explotar porque imaginate una navidad en esa crisis es inaguantable

      Eliminar
  2. Excelente articulo Maybort, gracias es cultura, aprendizaje, es ciencia/conocimiento, slds

    ResponderEliminar
  3. Exelente entrevista, aunque es muy ingenuo o talvez NO , el entrevistado en perfilar a chavez como alguien que fue mal asesorado. nada de eso. los miles de millones de dolares mal habido y heredados por su familia , demustrasn sin lugar a dudas que era solo otro ladron mas ,y hasta peor que los bipartidistas que el llamaba ladrones.

    ResponderEliminar
  4. EXCELENTE, VAMOS A COMPARTIRLO CON TODA VENEZUELA

    ResponderEliminar
  5. Estoy se acuerdo con Arrieta, aunque no pude viajar al exterior por razones personales, los años que estuve en el PCV me di cuenta de muchos vicios y de que no hay esa "honestidad revolucionaria" que tanto pregonan,un partido que dice ser al partido de la clase obrera y no defienden al trabajador. un partido que no apoya a un corrupto como el gobernador de Apure, pero apoyan al de Carabobo,Bolivar, Aragua, Tachira, que son de la misma calaña. despues de la muerte de varios de sus dirigentes este partido lo secuestro un clan para convertir el partido en una franqisia al mejor postor y negociar a cambio de sus militantes.

    ResponderEliminar
  6. Excelente
    Por supuesto que la compartire

    ResponderEliminar
  7. May me pregunto donde estarán los otros... hay que buscarlos excelente este tio es ahora mas valioso que antes

    ResponderEliminar
  8. Hahahahaahahaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. Excelente aprendizaje ojalá todos los vzlos lo leyeran.

    ResponderEliminar
  10. La felicito excelente articulo! La compartiré es enriquecedora y deja unabuena y bonita reflexión.

    ResponderEliminar
  11. Me faltan palabras para decir que tan cierto es todo lo expuesto ........... hay que comparirlo de verdad excelente articulo felicitaciones por el aporte cultural y de aprendizaje

    ResponderEliminar
  12. El ser humano siempre ha sido fácil de manipular, unos se dejan otros resisten y aunque afortunadamente los últimos somos más, lamentablemente otros no logran despertar y ver la realidad.
    Gracias Mailbort por esa excelente entrevista.

    ResponderEliminar
  13. Excelente, gracias por compartir, el entrevistado fundamenta su opinión en la experiencia, más claro imposible. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  14. Muy buen articulo,me han quedado muchas cosas claras que aun no entendia GRACIAS GRACIAS!

    ResponderEliminar
  15. hoy dia mucha gente se arrepiente de lo hicimos o dejamos de hacer, vivimos en una constante lamentadera, nosotros mismo somos responsables de nuestros actos, vivimos descalificando y criticando a los demas, y lamentablemente lo que estamos viviendo es culpa del mismo venezolano, porque habla mucho, poco hace y deja a los políticos hacer lo que quiera siempre y cuando coincida con sus ideales. y es una lastima seguir a un político por sus PROMESAS O POR LO QUE OFRECE, porque al momento de ser elegido nunca cumple nada y lo que hace es robar. es lamentable pero es asi, hoy dia es trite ver como los políticos se pelean por Venezuela, país lleno de riquezas que todos quieren seguir robando y criticando después de haberse beneficiado de tantas cosas que le dio Venezuela. y por ultimo esta excelente su triste historia que fue financiada por dinero venezolano, si tanto le duele salga a hacer servicio social a ayudar a la gente si esperar nada a cambio, haga algo por la cual sienta que puede cambiar al venezolano.

    ResponderEliminar
  16. Excelente, digno de ser publicado en cualquier Diario, periodico o revista del pais.

    ResponderEliminar
  17. A este le metieron un cocktail ideologico de los buenos, y como fue entrenado para no pensar le da como miedo expresarse en libertad. Fijense que no se define, que esta muy confuso, y que solo sabe que lo que vivio fue un horror que no quiere experimentar mas. Se ve que le duele haber entregado su vida a una ideologia que nunca engrano con la realidad y de alli el choque. Ojala su experiencia sirva a otros enamorados solos de una ideologia de carton y de tortura emocional

    ResponderEliminar
  18. Comparar a Venezuela con Cuba, Corea o cualquier otro país es ridículo. El proceso venezolano es criollo, sus matices son diferentes, y la columna de la Revolución es la gente que se niega a que le mercantilicen hasta el agua de la lluvia

    ResponderEliminar
  19. Ante tanto análisis tan bien logrado cualquier comentario quedaría corto. Sólo me resta darle las gracias porque si de verdad existen seres en Venezuela que después de leer éste artículo siguen siendo COMUNISTAS de verdad son SERES CASTRADOS EMOCIONALMENTE.

    ResponderEliminar
  20. excelente este escrito vivido de esta persona que tiene sus creencias en el comunismo y fue a vivir lo que es con los años el comunismo para el y hay están sus conocimientos sobre el tema . Realmente excelente

    ResponderEliminar
  21. Excelente contenido en ésta entrevista y trae muchos aportes en todos los niveles. Es una reflexión maravillosa para que todos aquellos que aún creen en esta gente, abra los sentidos y actúe en beneficio de nuestro país. Gracias por publicarla.

    ResponderEliminar
  22. Para leer una y otra vez... Excelente artículo. Gracias

    ResponderEliminar
  23. Gracias gracias gracias por compartir info como estas que ayudan a esclarecer la ruta en la que andamos y que permiten desmitificar y desnudar falsas verdades que han llenado no solo a Vzla sino a muchos paises en el mundo de miseria y destruccion. Lo importante tal y como lo dice Arrieta esta naciendo un nvo Venezolano y al final buenas noticias son!!!!! Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  24. Excelente entrevista, no me perdí ni una coma, ahora que si Chávez estuvo mal asesorado puede ser, de lo que sí creo es que el resentimiento lo mato y los que pudieron se aprovecharon y se enriquecieron con la mirada complaciente de Chávez

    ResponderEliminar
  25. Excelente, Dios quiera y salgamos pronto de este trance.

    ResponderEliminar
  26. Es posible cambiar de opinión con profunda reflexión en lo intrínseco del ser humano que es básicamente libertad... hoy prafraseamos los mismos deseos de hace 100 años "libertades" no solo de pensamiento, de culto, económicas, politicas y todas aquellas que completan al hombre para su desarrollo. CB.

    ResponderEliminar
  27. Jamás me ha interesado el Comunismo, si se en que consiste y porque fué creado. Soy Demócrata no política, buen trabajo hacer pública esa comunicación. Claro se entiende el sentido de la culpa cosa que yo no tengo. Lo más grave es el mal que le hicimos al País. Yo particularmente siempre deteste al Difunto Hugo Rafael por los muertos "la alfombra roja" del Palacio de Miraflores" no se lo perdone.

    ResponderEliminar
  28. Me gustaría q esta entrevista sea leída por personas q aún apoyan al gobierno, pero es mucho pedir, por mi parte lo compartiré con mis contactos. Excelente análisis

    ResponderEliminar
  29. Otro que tuvo que probar el arsénico para saber que era malo...
    Gracias por publicar el testimonio de una realidad conocida.

    ResponderEliminar
  30. Ta' bueno ..para leerlo por partes.

    ResponderEliminar